Consulta 301

Debes acceder para ver éste contenido.Por favor . ¿Aún no eres miembro? Únete a nosotros

Documentos electrónicos

Descripción

 El Grupo de Expertos en Créditos Documentarios del Comité Español de la C.C.I. recibe una consulta de una empresa española , a la que se asigna el número 301 y que se establece en los siguientes términos:

Reglas e-ucp600- prevén utilización de los documentos electrónicos en créditos documentarios, se está practicando en España? por qué algunos bancos no están dispuestos? qué se necesita para abrir un crédito documentario electrónico??qué empresas españolas lo están utilizando?.

Análisis

Las siglas eUCP constituyen la denominación abreviada del Suplemento a las reglas y usos uniformes relativos a los créditos documentarios para la presentación electrónica, en vigor desde en abril de 2002, entra en vigor el Suplemento e-UCP para regular los documentos emitidos o aparentemente emitidos por sistemas de reprografía, automatizados o computerizados. Posteriormente, en la revisión que dio lugar a las UCP 600 se revisó asimismo este suplemento e-UCP y apareció la versión 1.1. No se trata de una revisión de las UCP, sino de un suplemento que, empleado junto con las UCP, permite que en un crédito documentario se presenten los equivalentes electrónicos de los documentos en papel.

Las eUCP no son un documento complejo y sólo apto para técnicos sobre el intercambio electrónico de datos (EDI, según sus siglas inglesas) sino una norma reguladora del  intercambio de registros en los formatos más diversos y usuales.

De esta manera, una cámara de comercio puede remitir el certificado de origen en formato PDF; la compañía aseguradora, el certificado de seguro en formato JPEG; y la empresa exportadora, la factura en un archivo de Word o la lista de empaque en uno de Excel.

Los créditos documentarios, tienen hoy una parte de su circuito que sí podemos considerar totalmente electrónico, cual es la solicitud que el ordenante hace al Banco emisor cuando se trabaja por internet o banca a distancia. Tampoco en el proceso de emisión, entre el banco emisor y el banco avisador se utilizan ya los viejos formularios en papel, cuyo formato regulaba la CCI mediante una publicación de año 1951 . Los mensajes de SWIFT vinieron a sustituir esos antiguos avisos en papel de distintos colores según se tratase de un crédito disponible a la vista, o a plazo o una modificación. En el tercer paso, el aviso, cuando el beneficiario trabaja con banca a distancia, el banco avisador no utiliza tampoco un soporte papel.  Podemos pues afirmar que en el circuito de solicitud, emisión y aviso, muchos los créditos documentarios que circulan por el mundo, son ya en formato electrónico, sin soportes en papel.

Podemos decir que la CCI está preparada para el uso de documentos electrónicos, sin embargo su uso no es mayoritario en los bancos debido a la problemática de que todos los intervinientes en la cadena de suministros deben estar en condiciones de poder cumplir con dicho requisito (suministradores, transportistas, aseguradoras, certificadoras, cámaras de comercio, ministerios, puertos, aduanas, etc….). En la medida que no todos estén en disposición de emitir o aceptar y tratar con documentos electrónicos, carece de sentido solicitar presentaciones bajo las e-UCP.

Respuesta

La respuesta unánime del grupo es que aún está pendiente introducir en el mundo electrónico la fase de la presentación de documentos en los créditos documentarios y que el mayor problema está en convertir en electrónico el conocimiento de embarque marítimo dada su especial capacidad, la de transmitir la posesión de la mercancía.

La respuesta a la consulta planteada refleja el punto de vista de los componentes del Grupo de Expertos del Comité Español de la Cámara de Comercio Internacional, no de la Comisión Bancaria de la CCI. Esta consulta y su Conclusión se toman en consideración con carácter meramente informativo y, en su caso, deberán ser refrendadas por la propia Comisión Bancaria en una próxima reunión de la misma.

La respuesta dada no debe ser interpretada en otro sentido distinto al indicado, es decir, servir de orientación a las partes y, por tanto, no tendrá implicaciones jurídicas.

Ni el Comité Español ni ninguno de sus empleados, incluyendo al Presidente, Secretario, Vicesecretario y Asesora Técnica, serán responsables ante ninguna persona física o jurídica por cualquier pérdida o daño surgido de cualquier acto u omisión relacionados con el punto de vista expresado.