Consulta 328

Pregunta

Me dirijo atentamente a ustedes consultándoles lo siguiente:

En el año 2015 formalizamos una carta de crédito irrevocable con un banco cubano la carta tenía un plazo de vencimiento de 360 días y vencía el 19 de Diciembre del año 2016.

La mercancía relacionada a la transacción de la carta de crédito fue entregada con éxito. No hubo problemas documentales asociados a la transacción.

Sin embargo, al momento de llegar el vencimiento de la carta de crédito el banco cubano no efectuó el pago de la carta de crédito manifestando un déficit económico en el banco que no le ha permitido cancelar sus obligaciones.

A continuación le envío y describo todos los detalles del caso en cuestión:

 

INVOLUCRADOS:

-Compañía A: Empresa manufacturera y distribuidora de pinturas ubicada en Guatemala

-Compañía B: Empresa colombiana que operó en esta transacción como Intermediario comercial de la compañía A para comercialización de pintura en Cuba.

-Compañía C: Importadora autorizada por el gobierno cubano para comprar pintura.

-BANCO I: Banco cubano emisor de cc

-Banco E: Banco basado en país caribeño intermediario emisor de CPU.

 

DESCRIPCIÓN DE LOS HECHOS:

En el año 2015 la Compañía B inicio las negociaciones para poder venderle pintura al gobierno cubano el cual sería utilizado para mantenimiento de su sistema ferroviario.

El gobierno cubano tiene varias políticas para poder realizar negocios en el país, dentro de ellas es que solo se puede realizar operaciones de compra por medio de las 14 importadoras autorizadas por el gobierno cubano, la compañía C es la autorizada para poder realizar las compras de pinturas y solventes, otra política es que toda empresa que quiera ofrecer productos no debe tener relación con 20 EEUU o alguno de sus socios ser de origen EEUU, esto es un limitante para la compañía A (quien si tiene relación comercial con EEUU) para poder vender directamente a compañía C, por lo que se realiza por medio de la compañía B una empresa de capital Colombia-panameña que fue la facturó todos los productos a la compañía C.

En diciembre 2015 la compañía B cerró el negocio con la compañía C para proveer las pinturas para el sistema ferroviario, pero la compañía C solicitó 360 días de crédito. Las compañías A y B determinaron que la transacción traería un buen margen, por lo que se procedió a autorizar la operación, con el respaldo de una carta de crédito. En diciembre 2015 el banco I libro la carta de crédito a favor de la compañía B con el número ABC001 que corresponde al contrato No.123456 con fecha de vencimiento el 19 de diciembre 2016. (Se aporta condicionado mt700 de la L/C).

La compañía B cedió los derechos de cobro al Banco E y este emitió un CPU (COMPROMISO DE PAGO CONDICIONADO) a favor de la compañía A comprometiéndose que al momento de recibir el pago de la cc por parte del banco cubano realizaría el envío de los fondos correspondientes, según el acuerdo comercial entre las compañías A y B. Dicho CPU expiraría 30 días después de la fecha de pago del banco cubano 19 de enero 2017 (se aporta documentación).

En ese momento esta forma de documentar la transacción parecía segura. Teníamos una cc emitida por banco cubano, la cual sería pagada a su vencimiento al banco E y este haría llegar a la compañía A la parte que le correspondía.

Sin embargo, el producto se envió y se recibió en Cuba. La compañía B cumplió con todo los requisitos de remitir todos los documentos de embarque y en febrero 2015 el banco cubano “I” confirmo la recepción de los documentos en los Swift MT-756 los cuales van adjuntos.

Llegada la fecha de vencimiento de la carta de crédito el 19 de diciembre 2016 el banco cubano “I” no cumplió con el compromiso el cual a la fecha (Abril 2017) no ha honrado, también venció el CPU el 19 de enero 2017.

Banco E envío avisos de cobro al banco cubano “I” al vencimiento de la cc (se remiten copia de las reclamaciones) ninguno fue respondido por el banco cubano.

El banco E sugirió a la compañía B que lo mejor era rescindir el derecho de cobro que se tenía otorgado al banco E. Para que la compañía B pudiera realizar las gestiones de cobro directamente. Dejando con esta acción desprotegido completamente a la compañía A. Ya que el CPU ya venció.

Mis consultas son las siguientes:

1. Con la acción sugerida por el banco E, actualmente la compañía A está totalmente desprotegido documentalmente. El banco cubano podría pagar la cc a la compañía B y la compañía A jamás se enteraría. A pesar que existe buena relación comercial con la compañía B, no quisiéramos quedar sin ningún respaldo documental. ¿Tendrían alguna sugerencia?

2. Según última comunicaciones con el banco cubano, su posición es renegociar la carta de crédito a un mayor plazo, como podríamos blindarnos de que ahora si se pague a su vencimiento?

3. Recomendarían renegociar el plazo de la cc? O no?

Agradezco mucho su apoyo en analizar el caso.

Análisis

En las UCP 600 art.39 se indica que cualquier producto de cobro bajo un crédito documentario puede cederse a favor de un tercero, de acuerdo con las disposiciones de la ley aplicable.

En este caso el banco E efectúa una cesión condicionada y limitada en el tiempo a través de un instrumento llamado CPU que no está regulado en las UCP600, por lo que una vez vencida la CPU, la compañía A queda desamparada bajo dicho instrumento, salvo estipulación en contrario por la ley aplicable.

Si hubiese sido posible, sin limitaciones por parte del banco cubano, la fórmula de haber hecho prevaler los derechos de la compañía A hubiera sido la opción de haber solicitado un crédito documentario transferible y habiéndose transferido el crédito por parte de la compañía B a la compañía A previo a la utilización del mismo, pero esta alternativa parece ser no se contempló o no fue viable.

Según el artículo 7 sub-artículos (a) y (c) de las UCP 600 siempre que los documentos requeridos se presenten al banco designado o al banco emisor y constituyan una presentación conforme, el banco emisor debe honrar. El reembolso del importe correspondiente a una presentación conforme, al amparo de un crédito disponible para aceptación o pago diferido, es pagadero al vencimiento tanto si el banco designado ha pagado anticipadamente o ha comprado antes del vencimiento como si no lo ha hecho.

El asunto ya conocido con los impagos de créditos documentarios en Cuba, está íntimamente ligado con las dificultades de liquidez que les llevaron a solicitar la reestructuración de la deuda soberana en el Club de París en el año 2015.

El cumplimiento de las obligaciones financieras internacionales por parte de los Bancos constituye un requisito básico del ordenamiento financiero internacional y resulta clave para el propio país deudor, que incumpliendo sus pagos, verá endurecerse sus opciones de financiación internacional, pero sobre todo para el deudor que no ha cobrado.

La renegociación de una deuda se desarrolla sobre la base de la voluntariedad de las partes y de acuerdo con ciertas reglas o principios sin una estructura internacional específica, legal o institucional que lleve a buen fin el incumplimiento de los compromisos financieros del banco cubano con el beneficiario del crédito.

En la publicación 600 de la cámara de Comercio Internacional (UCP 600) normativa a la que se somete el Crédito Documentario nada se establece sobre el impago por parte de un banco o la renegociación del plazo de pago.

Respuesta

La opinión unánime del grupo es que las consultas realizadas caen fuera del ámbito de las reglas bancarias de la CCI y no tienen respuesta bajo la aplicación de dichas reglas, recomendando al consultante seguir insistiendo con el banco E para que persista en la reclamación del reembolso al banco I.

La respuesta a la consulta planteada refleja el punto de vista de los componentes del Grupo de Expertos del Comité Español de la Cámara de Comercio Internacional no de la Comisión Bancaria de la CCI. Esta consulta y su conclusión se toman en consideración con carácter meramente informativo y, en su caos, deberán ser refrendadas por la propia Comisión Bancaria en una próxima reunión de la misma.

La respuesta dad no debe ser interpretada en otro sentido distinto al indicado, es decir, servir de orientación a las partes y, por tanto, no tendrá implicaciones jurídicas.

Ni el Comité Español ni ninguno de sus empleados, incluyendo al Presidente, Secretario, Vicesecretario y Asesora Técnica, serán responsables ante ninguna persona física o jurídica por cualquier pérdida o daño surgido de cualquier acto u omisión relacionados con el punto de vista expresado.