Consignaciones

Pregunta

Cuando una mercancía para consumo humano es rechazada por no estar conforme el control sanitario y el conocimiento de embarque está consignado a nombre de una entidad financiera, ¿tiene alguna obligación o responsabilidad con respecto a dicha mercancía la entidad financiera?

Análisis

En el tratamiento de medios de pago documentarios, las entidades financieras tramitan exclusivamente documentos. La problemática inherente a las mercancías, servicios y/u otras prestaciones a que dichos documentos hacen referencia debe contemplarse en el ámbito estrictamente contractual establecido entre comprador y vendedor. Es decir, los medios de pago

documentarios son operaciones independientes de las ventas o de cualquier otro contrato en los

que pudieran estar basados.

Los documentos de transporte negociables tienen como uno de sus atributos permitir la intervención de terceras partes (entidades financieras) en las transacciones internacionales. Sin embargo, salvo consentimiento previo o petición expresa de la entidad financiera, las mercancías no deberían nunca enviarse directamente a la dirección de dicha entidad o consignadas a, o a la orden de, la misma.

Cuando una entidad financiera, en el tratamiento de un medio de pago documentario, solicita que las mercancías sean consignadas a su orden, lo hace al margen y respetando los términos del

contrato y del Incoterm correspondiente, quedando intactas las obligaciones y derechos de las partes. A su vez, la entidad ajusta su actuación a la normativa propia del medio de pago.

En este contexto, si la operación llega a buen fin, la entidad financiera pone a disposición del comprador los documentos, endosando debidamente el conocimiento de embarque. Si, por el contrario, a petición de cualquiera de las partes, siempre que el medio de pago lo prevea, o por existir discrepancias en los documentos, se resuelve proceder a la devolución de los documentos, la entidad procederá a remitirlos a origen tal cual los recibió.

Respuesta

Dada la ausencia de contexto en la pregunta, tanto en lo que respecta al tipo de medio de pago

utilizado como al papel de la entidad financiera, la conclusión es que la entidad financiera no asume ninguna obligación ni responsabilidad directa sobre la mercancía no apta para consumo humano que le ha sido consignada, permaneciendo, por otra parte, intactas las de comprador y

vendedor en el marco contractual establecido por ambos.

La respuesta a la consulta planteada refleja el punto de vista de los componentes del Grupo de Expertos del Comité Español de la Cámara de Comercio Internacional, no de la Comisión Bancaria de la CCI. Esta consulta y su Conclusión se toman en consideración con carácter meramente ilustrativo y, en su caso, deberán ser refrendadas por la propia Comisión Bancaria en una próxima reunión de la misma.

La respuesta dada no debe ser interpretada en otro sentido distinto al indicado, es decir, servir de orientación a las partes y, por tanto, no tendrá implicaciones jurídicas.

Ni el Comité Español ni ninguno de sus empleados, incluyendo al Presidente, Secretario, Vicesecretario y Asesora Técnica, serán responsables ante ninguna persona física o jurídica por cualquier pérdida o daño surgido de cualquier acto u omisión relacionados con el punto de vista expresado.